Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

jueves, 21 de julio de 2011

Ictioterapia

Había visto antes este tratamiento en la televisión, en programas de viajes a lugares exóticos. Pero desconocía que ya hubiera llegado a España. La curiosidad pudo conmigo y cuando vi en Pineda de Mar (Barcelona) el establecimiento Pinefish Pidecura Spa [enlace a Facebook] no dudé en probarlo.

En la ictioterapia o pedicura natural cientos de pececillos se abalanzan sobre tus pies cuando los sumerges en un acuario; devoran entonces las pieles muertas de la epidermis. No es que estén hambrientos, ya que los alimentan por la mañana y por la noche. Con mucha hambre o sin ella, o ya sea porque somos un bocado exquisito, o una mezcla de ambos motivos, cuando mantienes los pies en la cornisa de la pecera decenas y decenas de Garra Rufa –así se denomina a esta especie nativa de Turquía- se arremolinan bajo tus extremidades a la espera del festín.




Los Garra Rufa succionan. Según la propietaria, en Tailandia se usa una especie diferente que tiene dientes y muerde, con el peligro añadido de que pueda provocar alguna enfermedad. ¿Y para qué sirve que tus pies sean pasto de decenas de estos diminutos especímenes?

Beneficios de la ictioterapia, según afirma la propietaria:
  • Se absorben las pieles muertas y se dejan así los poros abiertos.
  • Los Garra Rufa desprenden una enzima llamada Dithranol –su usa en cremas hidratantes- que suaviza la piel.
  • Reactiva la circulación sanguínea debido al masaje que proporcionan las innumerables succiones de los peces.
Al finalizar el tratamiento y pasarse la yema de los dedos de las manos por las plantas de los pies se nota que la suavidad ha aumentado. Y cuando empiezas a caminar sientes el cuerpo relajado y los pies descansados. Horas después, a la hora de ir a dormir, por lo menos en mi caso, aún permanecían los efectos en forma de leve y agradable hormigueo en los pies. Veredicto: repetiré la experiencia.

PD: Tengas o no cosquillas se puede probar esta experiencia sin riesgo alguno a pasarlo mal. Lo de las cosquillas lo digo porque tengo, y muchas. Al principio, te sobresaltas por los diminutos pellizquitos con los que los pececillos bañan tus pies. En los dos minutos siguientes -el tratamiento dura unos 15- la sensación de cosquilleo continúa presente pero pasados estos segundos sólo queda el masaje. El agua se filtra cada pocos minutos para evitar riesgos para la salud, aún así ignoro si la ictioterapia ha superado el método científico. Y una cosa más: ictioterapia y risoterapia van de la mano.

En la TV:


No hay comentarios:

Publicar un comentario