Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

jueves, 6 de diciembre de 2012

Josep Bel Gallart, uno de los cinco trabajadores de Telefonica que estuvo en huelga de hambre

"Se va a promover el boicot a los productos de Telefonica por no readmitir a Marcos" [el 10 y 18 de diciembre]

Josep Bel Gallart y otros cuatro compañeros mantuvieron el noviembre pasado una huelga de hambre para conseguir que Marcos Andrés fuera readmitido en Movistar Telefonica. Tras más de 20 años en la multinacional, la dirección despidió a M. Andrés de forma improcedente por causa de bajas médicas justificadas. Marcos se ha convertido en un símbolo contra la reforma laboral y contra la gigante de las telecomunicaciones. Josep Bel explica en esta entrevista el proceso vivido durante la huelga y las reivindicaciones y acciones que mantienen contra la dirección de la empresa, en la que trabaja desde 1982.

Josep Bel Gallart -en medio- junto a unos compañeros que despliegan una pancarta cada mañana frente al edificio de Telefonica situado en Paseo Valldaura (Barcelona) 

¿Por qué decidisteis empezar la huelga de hambre?
Éramos partidarios de huelgas y manifestaciones, pero todo eso ya lo habíamos hecho. Incluso dormimos en Plaza Catalunya con el 15M. Luego detuvimos las acciones al ganar una sentencia según la cual Marcos tenía que entrar de nuevo a trabajar. Pero cuando llevaba ocho meses, el abogado de Telefonica le comunicó que aunque la compañía había perdido el recurso presentado, ahora les permitían dar una indemnización y echarle a la calle. Los tribunales de Catalunya habían cambiado ‘despido nulo’ por ‘despido improcedente’. Esto pasó a finales de julio. Tras el verano un compañero de Euskadi sugirió hacer la huelga de hambre. Al principio, estábamos muy acojonados, la verdad, porque piensas: ¡cuántos días sin comer, cuántos ruidos del estómago aguantaré! Fuimos a unos cursillos de gente que hizo huelga de hambre en el referéndum de la OTAN. Y gracias a ellos nos quitamos los miedos, porque teníamos muchas ganas de no dejar solo a un compañero que le han despedido por estar de baja. Con la nueva reforma laboral te pueden echar a la calle; 21 días de constipado, de una torcedura de pie... en cuatro meses del último año, y te dan una carta para que no vuelvas a trabajar a la empresa. ¡Esto es increíble! Como los nazis, no puedes estar enfermo, no puedes ser discapacitado, hay que eliminar a esas personas… y dijimos no podemos dejar a Marcos solo, hacemos la huelga de hambre. Y empezamos el 5 de noviembre.

¿Qué resultado ha tenido la huelga de hambre?
Nos hicieron el seguimiento seis médicos y yo tuve que abandonar el día 19 porque me decían que los bultos que me salían eran hernias debidas a que me adelgazaba. En el hospital me informaron de que no se trataba de hernias sino de una infección de orina que iba hacia los riñones, ¡menos mal que fui! Los compañeros también empezaron a asustarse cuando los médicos les aconsejaron que no arriesgaran tanto. Hemos conseguido poco en cuanto a Marcos. Digo poco porque se ha garantizado que con los bonos de ayuda cobre la paga extra de Navidad. El objetivo es continuar vendiéndolos para que cobre como si no estuviera despedido, mientras seguimos la lucha. El finiquito lo tiene en la cuenta corriente, sin tocar, esperando la readmisión para devolvérselo entero a la empresa.

Pero Telefónica estaría dentro de la ley...
Un empresario puede perder todos los juicios, ganarlos el trabajador y echarlo, está dentro de la ley. Pero nos parece que una multinacional con tantos miles de millones de beneficios –diez mil millones- es una pasada que no pueda pagar 40 o 50 mil euros que le cuesta un trabajador al año y, sin embargo, sí contrata a urdangarines, a zaplanas, a gente que viene del PSOE, del PP por salarios de un millón de euros al año. O sea, tiene muchos beneficios, sabe que ha perdido, ¿y no quiere readmitirlo! Pues no. No somos carne para usar y tirar. A Marcos, que tiene una hipoteca con 20 años por pagar, no se le puede dejar en la calle. Los despidos de hoy pueden ser los desahucios de mañana. Se ha logrado que Telefonica padezca una ofensiva brutal por las redes sociales, que no controla. Controla las televisones y la prensa escrita con la publicidad, pero no controla las webs, los blogs, el twitter, el facebook. Y hemos tenido seis trendings topics: de Europa, de España, de Barcelona y de Madrid. La gente está histérica por renovar a Urdangarin y echar a una persona por baja médica justificada y por su actividad sindical. Es impresentable.

¿Hasta dónde estáis dispuestos a llegar?
No pararemos aquí, va a durar meses. Lo siguiente es ‘Navidad sin Movistar’. Varias asambleas del 15M nos han pedido material y documentación para difundir por barrios y comarcas. En Euskadi también están dispuestos a hacer algo más en enero y febrero. En Madrid, el día 18 empiezan una acción por la readmisión de Marcos. Y la cosa se está extendiendo y no creo que paremos hasta que logremos la readmisión. Si no se logra, al menos garantizar que pueda vivir con la ayuda solidaria recogida; porque aún somos 20.000 trabajadores, y estas cosas las podemos hacer, poner 50 o 100 euros, y si no se hace una huelga –que es lo que nos cuesta un día- se puede garantizar esa pervivencia económica por Marcos, y continuar trabajando todos juntos por los derechos de los trabajadores. Hay actividades para el día 10, en la tienda de Plaza Catalunya, que la quieren inaugurar como un referente frente a Apple, situada al otro lado. Y el día 18 también.

¿Qué haréis exactamente estos dos días?
Se va a promover el boicot a los productos de Telefonica por no readmitir a Marcos. Todo el dinero que invierten al año en las campañas –ciento y pico millones en publicidad- se contrarrestará con la acción de los trabajadores. No respetan el código ético, ni la responsabilidad social corporativa.

Un grupo de trabajadores de Movistar Telefonica protesta con este lema, cada mañana a la hora del almuerzo, contra la política de la empresa.
Marcos se ha convertido –o lo queréis convertir- en un símbolo. Alguien podría decir: ¿todo esto lo hacéis por una persona?
Parece mentira que haya gente solidaria como nosotros, un caso único en Europa que conozca. Marcos decidió previamente luchar por el puesto de trabajo, si no, no le hubiéramos apoyado. Muchos trabajadores hubieran cogido el finiquito, pero buscarte la vida con 50 años no es lo mismo si quieres encontrar un curro en el que ganes 1500 o 2000 euros. No lo logras hoy día tal y como está el patio. Nosotros dijimos: ‘Vale, tú luchas por el empleo, nosotros no te dejamos solo, vamos a estar contigo hasta el final’. Y se logró una gran foto de final de la huelga de hambre. Vinieron 37 diputados de izquierdas, el PSOE –PSC- estaba y no quiso salir, pero aparecieron ERC, ICV, los nuevos de la CUP y personas de los 17 sindicatos de Catalunya –comisiones, UGT, CGT, la COS, la Intersindical Alternativa, los maestros de la USTEC…- Una foto de esa unidad de la izquierda no lo ha logrado ninguna lucha desde el 15M. Se entregó una carta a Telefonica en la que se solicitaba que los diputados y organizaciones mediaran en una reunión, pero no han querido, no han contestado. Van de chulos de multinacional. Incluso alguno compara: France Telecom tuvo veinte y pico muertos, suicidados, y a France Telecom no le ha doblado el gorro nadie, no lo doblarán ahora directivos de Telefonica que son más chulos y potentes en América Latina. El poder que tienen las multinacionales y los bancos se ha encontrado con una oposición de resistencia pacífica que cuenta con un eco en las redes sociales que nunca habrían pensado. Ya sé que controlan la publicidad de El País, de El Mundo, que no hemos salido ni en la 1, ni en la 2, ni en T5, ni en A3, ¡ni en la Sexta!, para la que los periodistas nos grabaron tres veces y nos han pedido excusas por correo diciéndonos que sus jefes no han querido. No ha salido la huelga en ningún telediario, y solo hemos salido en TV3, en BTV y en El Periódico. Telefonica amenaza siempre con retirar la publicidad –no lo dice públicamente, claro, siempre en secreto-, si se publica algo malo de ella. La misma amenaza que hizo La Caixa, BBV y Santander cuando la gente empezó a okupar las oficinas de los bancos.

¿No sería mejor estrategia unir las fuerzas de las reivindicaciones de la sanidad pública, de la educación y ahora la vuestra?
Es cierto, pero cuando hemos hablado con los compañeros del Hospital de Sant Pau, hasta ahora no tienen ninguna propuesta en ese sentido. Los compañeros de autobuses sí que tienen la opinión de unir las luchas pero Comisiones y UGT no. Creo que es mejor unirnos y aumentar la correlación de fuerzas, pero hasta ahora cuando lo hemos intentado no se ha conseguido.

A continuación, puedes escuchar la entrevista al completo, sin cortes publicitarios:

También te puede interesar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario