Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

lunes, 28 de mayo de 2012

Mierda en el parque



Perdón, quise decir excrementos de can en los parques, en este caso, en el que hay cerca de mi casa. Este post es como si fuera una carta al director a El Periódico de Catalunya, a La Vanguardia o a similar, con foto incluida, por supuesto. Decenas de veces he visto denuncias de personas que se quejan de ver o pisar mierdas de perros (perdón, heces) por las calles o en los parques. Pues ahora ha tocado en el de mi vecindario (el Parc de la Unitat, enHorta).

El parque a horas punta –léase a partir de las cinco de la tarde de día laborables- está a parir. Hace un par de días fui con mi hija de 14 meses y como hacía un sol abrasador y el parque está pelado, decidí sentarme en los laterales, en donde hay césped y sombra proyectada por los edificios colindantes. Lo mismo debieron de pensar decenas de progenitores y abuelos, porque en los límites del césped y del parque, en la frontera con la calzada, unos cuantos se amontonaban sentados, en pie o recostados.

Pensé que sobre el césped podría gatear la niña, pero no, porque como se aprecia en la foto no solo de césped estaban sembrados los laterales. Y no es que se tratara de la mierda (perdón, caca) de un solo animal. Había más y más tiernas. No hace falta decir que los perros no tienen la culpa. Como tampoco hace falta mucho para ver que la mierda (perdón, el excremento) de la foto está más que seca. Si alguien de Parques y Jardines o cualquier otra empresa responsable del adecentamiento de la ciudad lee, por casualidad, esta "carta al director", que no culpe al trabajador y que dirija la reprimenda a los de arriba.

Hace un par de años que concluyó la reforma del parque, pero no solo porque le hiciera falta sino porque debajo construyeron un parking. Pasó de ser un parque de tierra con árboles a ser de cemento en el que éstos y las sombras subsiguientes brillan por su ausencia. Hay unos pocos en los laterales, y tres en una de las zonas de juego de los críos. Ya en su momento pregunté la opinón a los vecinos. Desde la Escuela Infantil Valldaura que hay al lado se quejaban de que la zona de juegos estuviera dividida y vallada con barrotes de hierro.

El éxito del parque, sin embargo, es indiscutible. No hay más que pasarse por él por las tardes para comprobarlo. Pero no creo que se haya debido tanto a los diseñadores como al hecho de que se necesitaba uno en esta parte de Horta y a que llevaba varios meses en construcción por haber habido problemas con las empresas constructoras.





No hay comentarios:

Publicar un comentario