Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

miércoles, 17 de abril de 2013

“Hitler, mi amigo de juventud”, un libro prohibido

Para ser sincero, ignoro si está prohibido, porque ni el Mein Kampf lo está. No obstante, los lectores suelen rechazar ambas publicaciones, por razones obvias. El libro, escrito por August Kubizek, amigo de juventud del dictador –como indica el título-, relata la vida de Hitler entre los 15 y 19 años (de 1904 a 1908). Se hicieron amigos en Linz y estrecharon la amistad en Viena, donde vivieron juntos durante unos cinco meses.

He dudado sobre si publicar o no este post. Me he preguntado: ¿Hago bien en publicarlo? ¿Debido a este post alguien leerá el libro y se convertirá al nacionalsocialismo? ¿Contribuiré de forma involuntaria al crecimiento neonazi en Europa? …pero por encima de tales recelos quería saber por qué este libro está olvidado y si guarda afán de proselitismo en sus páginas.

Hitler, mi amigo de juventud - Kubizek
Portada del libro. El retrato es de Hitler cuando contaba con 18 años.
En ningún momento, Kubizek niega acontecimientos históricos mundialmente reconocidos hoy día (Y esto lo mento porque pululan corrientes negacionistas y revisionistas). Aún así hay que caminar con cautela porque si el objeto del texto fuera la propaganda, mal haría el autor en defender a capa y espada y de forma abierta al nazismo.

Si no supiéramos nada del dictador, a partir del libro podríamos deducir que:
  • Hitler era antisemita. Lo admite desde joven, sobre todo, en Viena, donde vivían más judíos que en Linz.
  • Padecía de patriotismo exacerbado. Exaltaba lo alemán por encima de cualquier otra nacionalidad. Un ejemplo, cuando los dos jóvenes discuten sobre música; no puede con los músicos no alemanes.
  • Del libro se deduce la persecución judía. En un pasaje, el autor explica que un doctor judío –por lo demás, médico en el pasado de la madre de Adolf Hitler- solicita a Kubizek que, amparándose en su amistad con Hitler, interceda a su favor. August Kubizek intentó ayudar al doctor, pero la cancillería del Reich se negó y le invitaron a no enviar más solicitudes similares. En este caso, Kubizek intenta descargar a su amigo de la responsabilidad afirmando que quizás Hitler no llegara a leer tal misiva. Según se desprende de la lectura del libro, Kubizek nunca compartió las ideas antisemitas de su amigo. 
Hay dos puntos, sin embargo, que me han llamado de forma especial la atención:
  1. Según Kubizek, Hitler, de joven, era “marcadamente pacifista”(sic). Esto podría sorprendernos en principio, pero recordemos que era joven y que la vida da muchas vueltas. En el libro, se explica cómo se enfada Hitler cuando lee en la prensa que los hermanos Wright –que acababan de inventar el “avión”- ya han probado a instalar un cañón en el aparto volador. Hilvana entonces una queja con argumentos similares a los de hoy: que detrás de las guerras está la industria armamentística; que quienes manejan los hilos están ocultos, que ganan sumas gigantescas y que jamás morirán ni pegarán un tiro, y que, además, sólo enviarán a combatir al pueblo.
  2. Pero más que esa ideología pacifista, destaca un episodio narrado en el epílogo del libro. Debo contextualizar la anécdota de marras, antes de referirme a ella:
    Hitler rompió la amistad con Kubizek de cuajo y sin explicaciones. En 1923, quince años después de la ruptura, Kubizek –que continuaba en Austria- oyó hablar por vez primera de un político alemán llamado Adolf Hitler. Pensó en una casualidad ya que tanto el nombre como el apellido eran comunes. Pero unos pocos años después le reconoció en la portada de un diario. Tan sólo se decidió a escribirle en 1933, cuando Hitler alcanzó la cancillería. Según dice, quiso felicitarle como antiguo amigo y no esperaba que le respondiera. Pero sí lo hizo, aunque al cabo de varios meses.
    Y ya llego a donde quiero: en el epílogo se narran algunos encuentros entre Kubizek y Hitler –ya como führer- tras 35 años de separación. En uno de ellos, Hitler le comenta compungido: “Esta guerra aplaza en muchos años nuestros trabajos de reconstrucción. Es una verdadera lástima” (Hitler era un entusiasta del urbanismo, la arquitectura y la remodelación de las ciudades); y, atención, añade: “No soy Canciller del Gran Reich alemán para dirigir guerras”. ¡Cómo si no fuera con él! ¡Cómo si se hubiera visto abocado de forma irremediable por fuerza ajenas!
Aún con todo, estos apuntes me parecen insuficientes para que este libro sea desconocido. Es más, del carácter que nos describe Kubizek del adolescente y joven Hitler podemos derivar sin problemas una personalidad compatible con la del Hitler adulto, capaz de hacer lo que hizo. No hay nada que nos diga lo contrario, salvo los dos apuntes mencionados en los párrafos inmediatamente anteriores. Carismático, gran orador, taciturno, solitario, obstinado, meticuloso, iracundo –muy dado a los accesos de cólera-, fantasioso, idealista y romántico. Enfadado con el mundo, inexpresivo en cuanto a sus emociones, conservador por un lado y adicto al cambio por otro, y enemigo –como ya he dicho- de lo no alemán y de los judíos. La biografía de juventud y la descripción de carácter encajan bastante con la personalidad del tirano en que se convirtió, pero tal naturaleza y circunstancias -hay que admitirlo- también podrían haber desembocado en el modo de ser de un individuo anónimo, sin mayor responsabilidad ni trascendencia para con la humanidad.

A pesar de todo, creo haber dado con el motivo principal por el que este libro no está bien visto, aparte de porque narra la juventud de uno de los líderes más sanguinarios de todos los tiempos. El libro rezuma humanidad tanto en detalles como en conjunto, y tanto por trazos de carácter y episodios descritos de forma explícita como implícita. Este volumen refleja que Hitler fue un ser humano. Hete aquí el peligro: que alguien olvide con esta lectura los campos de exterminio y las cámaras de gas.

11 comentarios:

  1. recomiendo leas el libro y descubras que hitler si era un pacifista trato de hacer mucahs veses la paz entre alemania y inglaterra y por unas presiones sionistas ocultas no fue posible recomiendo tambien no tener miedo al revisionismo y si es por sanguinbaruos es cosa que averigues que paso en el bombardeo de dresden eso si que fue sanguinario y nadie habal de aquello todos hablan de los supuestos 6 millones que si investigas hoy no alcanzan ni los 300.000 juidios desaparecidos que gran parte de eso fue a causa del tifus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo haré unas cuantas preguntas ¿Acaso no son los judios lo que han iniciado una guerra contra Palestina con el pretexto de los terroristas para en realidad poseer sus tierras? ¿No son ellos a los que tanto defendian ? ¿En realidad no saben que ellos son los que manejan el mundo en la actualidad, son los que tienen el poder ya que manejan el comercio y la bolsa de valores de EE,UU ? ¿Podemos pensar que Hitler sabia la avaricia de los judio ?
      Saben algo puedo pensar y es asi pienso que Hitler en realidad sabia que los judios querian apoderarse del mundo y que en realidad era por ello que fueron sus acciones, y el dandose cuenta actuo antes que ellos dando a saber que los alemanes eran superior.
      Pues en ese entonces los judios eran dueños de bancos, eran puros comerciantes y se apoderaron por asi decirlo de Alemania.
      En fin es mi puno de vista :)

      Eliminar
  2. Anónimo, no sé qué has entendido, pero me leí el libro de arriba a abajo. Lo de Dresde lo sabe todo el mundo, no hay nada oculto: fue un acto de crueldad y venganza de los aliados. Está hasta en wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Dresde#Guerras_Mundiales

    En cuanto a lo de los judíos, no estoy de acuerdo con esas informaciones. No sé de dónde las sacas. En Europa por aquella época el antisemitismo estaba muy extendido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para empezar, no leas Wikipedia, ya que Wikipedia no es absolutamente nada confiable, y si, lo de Dresden lo saben todos, pero lo pasan por alto, como si no hubiera pasado.
      sobre la falsificación de la historia, inventando el holocuento, lo sacamos principalmente de LIBROS, en Wikipedia, YouTube(algunos canales pasan por debajo del agua y están por ahí dedicados al revisionismo), history channel , natgeo,peliculas nunca encontraras este tipo de información, tampoco en cualquier libro.
      5 años de investigación de revisionismo histórico me ha dado grandes conocimientos.
      ya que, si literalmente no te gustan los libros, ve y busca en metapedia.

      Eliminar
  3. tengo ganas de leer el libro .anonimo por tu forma de hablar deduzco tu fascismo,antisemitismo y que eres miembro del nuevo partido nacionalsocialista europeotengo y e leido mi lucha y son palabras dichas y escritas por un demente sin escrupulos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el leer mi lucha no te hace experto en el tema, al leer tu comentario me doy cuenta que eres un intolerante, que no tolera la opinión de alguien que claramente sabe mucho mas que tu. el ser revisionista y defender la otra parte de la historia, no te hace antisemita o fascista .
      aprende a distinguir lo que es revisionismo histórico, neonazismo, nacionalsocialismo.
      ser revisionista no tiene nada que ver en la ideología politicosocial, muchos revisionistas que defienden a Hitler tienen la ideología marxista y aun así defienden a Hitler negando el holocausto.
      también aprende a distinguir: antisemitismo político y antisemitismo en masa.
      si tu piensas que Hitler es un maniático demente, déjame decirte que no tienes ni idea de como era realmente Hitler, lo conoces solo por los testimonios de la historia oficial, y te conformas con eso.

      Eliminar
  4. Menudo tifus eres tu anónimo lo mejor de todo es que Hitler no era Alemán sino Austriaco y la historia hubiera cambiado sino le hubieran soltado de Landsberg a los nueve meses después de haber sido condenado cinco años a prisión

    ResponderEliminar
  5. En la historia del tercer reich siempre ha habido claroscuros y una neblina que no se termina de disipar. Hay hechos contrastados, y es que Hitler no quería la guerra, sobretodo con las potencias occidentales, pero sus demandas territoriales llevaron a ello, el no pensaba que llegaría a una guerra abierta con Francia y menos con Inglaterra. Lo de pacifista lo dudo, su doctrina racial era incompatible, lo que pasa que Hitler no era tonto y sabía como se movía el mundo, y estaba en contra del capital internacional, que al igual que ahora, hizo estragos en Alemania. He aquí uno de los puntos clave, y es como un líder profundamente nacionalista y antimarxista, aborrecía tanto o más al capital internacional que al comunismo, es algo único y un mal ejemplo para los adoradores del becerro de oro. Aquí viene entonces tu frase, "Hete aquí el peligro: que alguien olvide con esta lectura los campos de exterminio y las cámaras de gas", esto puede rebotar en nosotros, le puede servir al poder para no seguir ese ejemplo, sobreponiendo la crítica de la política racial y social, a la económica, además de la excusa directa que gana el sionismo, que existe y es más fuerte que nunca. Dicho esto, aclarar que no estoy a favor de ninguna politica nazi ni nada por el estilo, pero es un claro ejemplo de como los sentimientos nos pueden reprimir el análisis crítico a un proceso histórico como este.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante tu aportación, Roy. Según tengo entendido -y esto tampoco lo he oído decir mucho-, EUA entró en guerra no tanto por "salvar a Europa" o por el bombardeo de Pearl Harbour sino porque conocía la política económica proteccionista de Alemania.

    ResponderEliminar
  7. hitler hizo lo que el imperio britanico queria, en sus discursos habia el cartel, "no se olviden que esta guerra nos la impuso inglaterra". Fue un titere inclusive manipulado por la golden down, no se acuerdan que hitler pertenecia a una sociedad secreta? El objetivo era la antigua union sovietica, o sino por que demoro tanto el desenbarque en normandia? Cuanto al revisionismo, cual es el problema? Nos tenemos que quedar con la historia oficial? Aparte de todo ninguna raza, y digo ninguna, existe en la actualidad con cualquier pureza, ni siquiera los judios que posan de victimas y no se sabe correctamente cuantos murieron (pero murieron en serio, nadie lo niega), pero hoy podemos ver de lo que las antiguas victimas son capaces, raza, nacion, identidad, todo eso es para los pelotudos, de los que el mundo esta relleno. No quiero nazis, ni judios, ni nada, donde estan los seres humanos y su preocupacion humana? Estan buscando el celular de ultima generacion. Mejor nos vamos a marte

    ResponderEliminar
  8. Bueno y digo yo....algunos de los que escribieron aquí, me dan a entender que no entienden bien el ideal racista del NSDAP y el prototipo de hombre ario, al que se agarran actualmente y no les quepa duda que de estar vigente una doctrina así, muchos de los que aquí defienden ese ideal...serian perseguidos a los que solo les quedaría rezar pos sus vidas.
    Respecto a los ataques a Dresde, como a muchas ciudades alemanas por parte de los aliados, y viceversa con los bombardeos alemanes a infinidad de ciudades...no entrare a catalogar cual es "peor o mejor"....cabe decir que el simple echo de matar a una persona por su sexo, raza o ideología es simple y llanamente una aberración.

    Leemos historia no para contagiarnos de otras épocas, si no para aprender de los errores que cometimos e inspirarnos en los logros que conseguimos.
    Basta ya de guerras.

    ResponderEliminar