Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

sábado, 9 de febrero de 2013

¿Quién será el próximo en decirla más gorda?

La crisis, la corrupción y el proceso de transición catalana configuran el panorama político de los últimos tiempos, y sobre estos asuntos cabalgan la mayoría de opiniones. No es extraño, entonces, que los disparates se profieran también sobre estos temas. Y ya tampoco sorprende que los dislates provengan no de cualquiera sino de políticos y personas supuestamente preparadas.

La última, la del presidente de la CEOE, Joan Rosell, que en declaraciones a la cadena SER soltó unas cuantas perlas, como que algunos funcionarios no trabajan y que es mejor mandarlos a casa cobrando que no que gasten teléfono y papel en las oficinas.


O que la Encuesta de Población Activa (EPA) no es fiable. Sobre esto último basta con leer este artículo y fijarse en qué página está publicado. En cuanto a lo de los funcionarios que no hacen nada, Rosell ha tirado del típico tópico, mucho más antiguo que la misma crisis, pero exculpando a los trabajadores y responsabilizando a la administración. Su argumento viene a decir, por ejemplo, ¿qué hacen ahora los policías nacionales que antes del despliegue de los Mossos d’Esquadra operaban en Catalunya?

¿Hay funcionarios que no hacen nada? “Afirmaciones extraordinarias requieren siempre de evidencia extraordinaria”, aseveraba el astrónomo y divulgador científico, Carl Sagan. Porque puedo estar de acuerdo en que haya alguno que no haga nada, como algunos directores generales, presidentes, consejeros delegados y dirigentes políticos tampoco.

Más bien veo las palabras de Rosell como una estrategia para enviar balones fuera. Como si el crecimiento de la economía española dependiera solo de los funcionarios. Ya he dicho alguna que otra vez que si se quiere ser competitivo a largo plazo, más valdría invertir en educación e investigación y desarrollo, así como combatir el fraude fiscal y la corrupción, entre otras medidas. Si no, España continuará malviviendo del tocho y el turismo. Espero que la Catalunya-estado cambie su modelo de crecimiento. Y es que antes de querer crecer a lo loco, ¿no sería mejor detenernos y pensar qué deseamos?

Islandia, en sus años de juerga financiera, se la conocía por ser el país “más feliz del mundo”. La felicidad duró mientras hubo cuartos. ¿Queremos basar esa felicidad solo en el “poderoso caballero”? ¿O queremos hacerla perpetua, en la medida que sea posible?

No puedo terminar sin recordar, por un lado, la perla memorable que soltó el predecesor en el cargo de Rosell, el presidario Gerardo Díaz Ferran: “Solamente se puede salir de la crisis de una manera, que es trabajando más y desgraciadamente ganando menos”. La putada es que, de momento, se cobra menos. Pero ese pájaro ya no vuela. Y, por otro lado, sin dejar de retratar a Don Mariano, en su etapa de presidenciable: “Vamos a ver... ¿Medidas para crear empleo? Bueno, la verdad es que me ha pasado una cosa verdaderamente notable, que lo he escrito aquí y no entiendo mi letra". Sí que fue notable, sí.

¿Y tú, recuerdas alguna sentencia o reflexión interesante -por ridícula, indignante y/o escandalosa- de prebostes de la sociedad española? ¿Quién crees que soltará la próxima? Apuesto por Aznar, cuya sombra en el PP es muy, muy alargada…

3 comentarios:

  1. Buenos días Felipe!

    De todo lo que has dicho, que comparto al 100% sólo me queda una duda... ¿a qué te refieres con que sólo hay que fijarse en qué página está publicado el artículo sobre Joan Rosell?

    Un saludo y felicidades por tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las felicitaciones, anónimo.

    Quería referirme, por un lado, a que es una web que trata de mercados y que, por otro, quien lo escribe reconoce que le suelen atribuir tendencia hacia la patronal, y que así lo reconoce. Eso era todo. También aquí explican por qué es mejor la EPA que el INEM:

    http://politikon.es/2013/02/08/breve-nota-metodologica-los-datos-de-la-epa-si-son-buenos/

    De todas formas, entre 5 y 6 millones "anda el juego", que no es moco de pavo. Me pregunto a qué dato se habría agarrado Rosell si en el gobierno hubieran estado los socialistas, o si habría dudado de la EPA.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Rosell debería haberse fijado antes en la viga propia de su ojo... http://economia.elpais.com/economia/2013/02/11/actualidad/1360570167_938450.html

    ResponderEliminar