Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

jueves, 28 de febrero de 2013

Catalunya es una menor, a ojos del PSC

Por primera vez en la historia el PSC votó diferente del PSOE en el Congreso. Pese a que aplaudo que los socialistas catalanes –excepto Chacón- votaran en Madrid a favor de la consulta en Catalunya, me solivianta que defiendan la negociación con el Estado como única vía para hacer la consulta. Pero, ¿de verdad creen que España estará de acuerdo? ¿No ven que ni el PSOE está con ellos?

La alianza entre PSOE y PSC debería llegar a su fin. O modificarse mucho. Ya no estamos en la Transición. Ahora las circunstancias han cambiado. Fueron fructíferos estos 35 años, pero en Catalunya las posturas de todos los partidos deberían aclararse –incluso las aún ambiguas de CDC i UDC- respecto a la independencia. Por ahora el PSC considera que Catalunya tiene derecho a decidir su futuro mediante una consulta, siempre y cuando sea negociada con el Estado. En paralelo, sostienen que Catalunya no es soberana.

O sea que mezclando y agitando estas posturas, resulta que Catalunya podrá decidir si España le deja. Porque España es la tutora legal de Catalunya, que es una menor de edad, según el PSC. Y si no hay pacto con España, que dudo que lo haya, ¿qué le queda a Catalunya?

Altres posts anteriores sobre Catalunya y Espanya
Podéis inscribiros al blog introduciendo vuestro correo en la parte superior de la columna de la derecha.

2 comentarios:

  1. Habla usted, caballero, del derecho a realizar una consulta independentista sin dilucidar siquiera si el derecho de autodeterminación es tal, y en caso de serlo quién es el depositario de ese derecho y cuándo se puede ejercer. Me resulta sorprendente que muchísimas personas, sobre todo dentro de los ámbitos de izquierdas ( y habría que ver si de verdad son de izquierdas o no es más que una fachada) defienden el derecho de independencia de unas supuestas "nacionalidades históricas". ¿De verdad existen esas nacionalidades? Aquí entraríamos en la discusión de qué es una nación.

    Pero vamos a la primera parte del discurso: el derecho de autodeterminación. Voy a demostrarle que ese derecho no existe, y para ello basta con hacer una simple reducción al absurdo. Supongamos que Cataluña tiene derecho a independizarse de España. Bien, sea. Por exactamente la misma regla, Lérida tendrá derecho a independizarse de Cataluña, pues no es de recibo el negar el derecho que nosotros reclamamos. No sería tal. Bien, de una Lérida independiente no vamos a negar que se independice el Valle de Boí. Sea. Ahora del valle de Boí tampoco vamos a negar que se independice Taüll. Y de una Taüll independiente no vamos a negar que se independice la calle X, y de esa calle la vivienda Y, y así... Así hasta demostrar que esto es sencillamente absurdo.

    Claro, la réplica vendrá del lado de que es la nación la que tiene el derecho de autodeterminación, y Lérida no es una nación. Entonces lo primero que hay que ver es si las naciones son portadoras de derechos, y después ver qué es una nación. Nación es un sentimiento que surge de fuerte pertenencia a una comunidad. El surgimiento definitivo de ese sentimiento se puede rastrar a comienzos del siglo XIX, durante las Guerras Napoleónicas. Ahí, las autodenominadas naciones lucharon por su independencia del Imperio Napoleónico. Posteriormente esas naciones se repartieron el mundo, y se enfrentaron en conflagraciones tan brutales como la Guerra Franco-Austriaca, la Franco-Prusiana y la I y la II Guerras Mundiales. No vamos a mencionar las posteriores Guerras Balcánicas para no abundar en ello. ¿Qué es, pues, una nación si no un sentimiento? Y siendo un sentimiento, ¿tienen los sentimientos derechos? Lo dudo mucho. Podrían tener derechos las agrupaciones de personas. Para ser sujeto de derechos hay que ser también sujeto de obligaciones, una cosa que ladinamente se oculta hoy en día. Además, para ser sujeto de derechos hay que poder pensar para poder actuar libremente respetando esos derechos. Pero las agrupaciones de personas no piensan. Piensan sus integrantes, y son precisamente estos los sujetos de derechos. Lo contrario es caer en el holismo, esto es, pensar que la agrupación de personas es algo diferente a la suma de sus elementos. Algo tan estúpido como pudo ser la mentira empleada a comienzos y mediados del siglo XX que decía que la nación N tenía derecho al territorio X ya vimos a dónde llevó, y por supuesto es absolutamente falsa, porque una nación no es eterna. Cataluña, al igual que España, no han existido siempre. Antes de Cataluña estaba la Corona de Aragón, y antes los condados catalanes, y antes los árabes ( y no pocos años), y aun antes los visigodos... Luego aquí, ¿quién tiene esos supuestos derechos históricos?

    Entonces, ¿por qué hablar acerca de la independencia de Cataluña? ¿Por qué está tan de moda? La cosa es bien sencilla: porque es una manera de que se hable de los verdaderos causantes y beneficiarios de la crisis. Sencillamente se oculta, muy ladinamente, que determinadas oligarquías son las que se están apoderando de la riqueza de todo el país, teniéndole secuestrado. Mientras tanto, levantan una de tantas cortinas de humo para entretener a la población: fúrbol, toros, programas del corazón, enfrentamientos entre nacionalistas... Al final, un engañabobos más.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, caballero, por su comentario. De casi todo lo que apunta ya he hablado en posts anteriores. Así que si lo desea, puede echarles un vistazo. En concreto, le invito a que consulte los enlaces "Carta a Catalunya y a España" y "El dolor español y la UE".

    No obstante, me gustaría puntualizar que, bajo mi punto de vista, la independencia será -o debería ser- si una voluntad general expresada mediante un referéndum así lo desea (por encima de sentimientos, razones históricas o económicas, está el deseo y la voluntad de los catalanes). Y me da igual si es una nacionalidad o un barrio quien reclame la independencia. Aunque dudo mucho que un barrio la pida, ¿no cree?

    No entiendo su posición. Por un lado, me da la impresión que usted aborrece de consultas y referéndums de independencia y, por otro, sabe que las fronteras en el mundo no han hecho más que dibujarse y desdibujarse desde el inicio de los tiempos. ¿Cómo ha sucedido en la mayoría de ocasiones? Con guerras. ¿No prefiere una forma pacífica?

    Sobre la independencia de territorios dentro de Catalunya y sobre cortinas de humo, a los posts anteriores me remito.

    Saludos.

    ResponderEliminar