Visita mi nuevo blog:

Visita mi nuevo blog:
Periodismo, Social Media, Herramientas, Actualidad...

jueves, 2 de mayo de 2013

Poca broma con los Casuals

A principios de abril arrancó en Barcelona un macrojuicio contra 29 miembros de la banda Casual, una escisión de los Boixos Nois que se dedica supuestamente a extorsionar a empresarios del ocio nocturno, a controlar el tráfico de drogas y a propinar palizas por encargo, entro otros delitos.

Según varios medios, los testigos se han ido desdiciendo uno por uno de las declaraciones aportadas inicialmente a los mossos. O no recordaban, o afirmaban que habían prestado declaración bajo coacción, o no se reconocían en las declaraciones previas o, simplemente, se retractaban de lo dicho. Uno de los protegidos afirmó no tener miedo sino “pánico”. Otro, a la pregunta del fiscal de si tenía miedo, respondió que no, a lo que la fiscalía replicó que entonces por qué temblaba. Los propietarios de las discotecas –por cuyas denuncias empezó la policía a investigar el caso- solo reconocieron altercados en sus instalaciones pero no extorsiones.

En la penúltima entrega de este serial, en El Periódico el periodista apunta:
“Los imputados, incluso los presos, están, por ahora, distendidos, no paran de hablar entre ellos y hasta comen pipas delante del tribunal”.
A tenor de lo que la prensa ha desgranado del juicio no queda otra que pensar que las extorsiones a los propietarios de los locales de ocio y demás testigos continúan viento en popa. Pueden enviar por correo una foto a los testigos en la que aparezcan padres, hermanos, parejas o hijos, junto con amenazas tales como que saben dónde viven y que se atengan a las consecuencias si no declaran a su favor en el juicio. Claro que esta vía me la imagino yo –ajeno a los procedimientos de las mafias y bandas-, pero habrá métodos ideados por mentes profesionales del crimen organizado más “persuasivos” si cabe.

¿Quién puede reprochar a los testigos su miedo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario